viernes, 4 de diciembre de 2009

¿Tengo elección? (parte 1) y "Un día especial.."

Hoy paso de rápido porque tengo party en mi house. *¬*

Así que les pondré la primera parte de la historia con la concursé en mi escuela, espero les guste ^^
Un dato curioso esque la empezé con el objetivo de hacerle un regalo de cumple para una amiga, pero después no me convenció del todo :P


¿Tengo elección? (parte 1)

Sarah estaba sentada afuera de la tienda, observaba con un gesto de profunda tristeza la lluvia caer. Estaba calada hasta los huesos pero no le importaba, el incesante correr de sus lágrimas se confundían con el agua que le goteaba de su largo cabello castaño. Miraba al cielo, admirando el centelleo de los rayos, pensando cuanto disfrutaría estar allí arriba, alto, alto, muy alto. Con la electricidad de los relámpagos llenando su cuerpo de energía. Ensordecida por el estruendo de los truenos. Estaría maravillada con la vista, el hermoso paisaje urbano, un increíble espectáculo de luces. Apostaba que desde ahí cualquier problema se vería empequeñecido por la magnificencia de la naturaleza a sus espaldas y la enorme dimensión en la que vivían los humanos. Desde aquella altura, ella solo sería un pequeño punto diminuto, entre la masa de gente que vivía, pensaba, sentía, sufría, respiraba. Solo una pequeña conciencia más en el mundo urbano.

Suspiro volviendo a la realidad, tal vez sería solo una persona más, pero no por eso sus problemas la atormentaban menos. Y aunque sabía que no era la única sufriendo por un amor no correspondido, eso no significaba que doliera menos. Era momento de volver adentro, intentaría dormir de nuevo aunque dudaba conseguirlo. Estaba a punto de levantarse cuando un resplandor blanco llamo su atención. Pensó que seguramente era solo algún truco óptico del reflejo de algún rayo. Pero aun así escruto la oscuridad recelosa. Entonces lo vio. Era un gato blanco, pero no era nada parecido a un gato común. Resplandecía levemente, y tenía la consistencia de un fantasma, traslúcido. A pesar de que la oscuridad y la lluvia le dificultaban verlo con claridad, podía distinguir perfectamente sus ojos. Uno verde esmeralda y el otro de un intenso azul cielo, ambos brillando intensamente. Su mirada parecía perdida en el infinito, pero al mismo tiempo fija en ella. Pasaron tres de esos minutos que parecen horas, en los que ninguno de los dos se movió, hasta que el gato se alejo con un andar ágil y despreocupado. E inexplicablemente Sarah lo siguió, siguiendo algún impulso, salido de quien sabe dónde, que le ordenaba hacerlo. Corrió tras él, era imposible seguirlo. Pero su extraña luminiscencia ayudaba a no perderle la pista. La lluvia amainó mientras andaba a paso firme, cruzando calles y esquivando despistados peatones con sombrillas en mano. Las nubes se disiparon y la media luna salió por fin a adornar el cielo nocturno, acompañada de sus hijas las estrellas, que contemplaban como espectadoras la ajetreada vida nocturna de la cuidad. Había unas que parpadeaban y se escondían ante la intensidad de la luz de los carros, casas, edificios, pero las más antiguas prevalecían indemnes ante la luz eléctrica. Ajena a todo esto Sarah sentía como se alejaba cada vez más de zonas conocidas, pero no se detuvo.

Al fin llegaron a unos amplios almacenes o eso parecían, dos grandes puertas negras y unas cuantas ventanas rotas era todo lo que se podía apreciar de aquel lugar. El gato se detuvo, complacido, había traído a su amo lo que él deseaba y vaya que sería premiado. Atravesó con facilidad la entrada y desapareció en el interior. Sarah se congeló ante la puerta, sintió como grandes oleadas de peligro emanaban de aquel lugar. Su cuerpo se estremeció de terror, pero no se alejó. Alguien la llamaba desde dentro, y el mensaje era apremiante, no intentó resistirse, con sus débiles fuerzas no lograría nada. Las puertas se abrieron sin sonido alguno, era imposible ver algo dentro, estaba negro como boca de lobo. Avanzó a paso lento y vacilante, hasta que la oscuridad la engulló por completo. Las puertas se cerraron tras ella, pero no se sorprendió, lo esperaba. Caminó a tientas, intentando seguir una trayectoria lo mas recta posible. No lograba ver ni sus propias manos, y de pronto sintió la claustrofóbica sensación de flotar, no lograba localizar donde estaban sus piernas, y sus manos se habían perdido. Estaba perdida en una espantosa nada, con la conciencia suspendida y su cuerpo insensible, le asalto de improviso el miedo y comenzó a luchar desesperadamente por liberarse del opresivo peso de la oscuridad. Y tan repentinamente como llegó, se fue. Volvió en si con un sobresaltó, su corazón palpitaba ruidosamente y su mente se aclaró por un momento. ¿A dónde rayos se había metido? Con un gran alivio distinguió la luz de una puerta, la luz del sol. Qué extraño, pensó y apresuro el pasó para llegar a ella, cualquier cosa era mejor que la horrible nada.

Lo que vio allí la dejó sin respiración y todo tema relacionado con amores no correspondidos pensado antes quedo permanentemente olvidado. Se pellizco fuertemente, ¿cuándo había empezado a soñar? Lo que había ahí no era nada parecido a un almacén. En primer lugar, estaba al aire libre. En segundo lugar, había sol, era de día. Y en tercer lugar, lo que se extendía ante ella no podría caber ni en el estadio más grande del mundo. Parpadeó repetidas veces, pero lo que se prolongaba por lo que seguramente eran kilómetros no desapareció. Estaba en un infinito desierto de arena, con enormes dunas y su respectivo calor aplastante. Y sobre él había nada menos que estatuas. Si estatuas, millones de ellas. Todas de oro, que refulgían al sol como si tuvieran diminutos diamantes incrustados. No podía creerlo, a pesar de que podía sentir como el sol quemaba su piel, como su garganta se quejaba del aire seco, como el suave viento acariciaba sus mejillas. Asombrada admiró todo el panorama. Podía ver estatuas de animales; caballos al galope, feroces y espléndidos leones rugiendo, pequeños ratones cazados por audaces gatos, aves en el suelo, como si hubieran estado en pleno vuelo antes de caer, había incluso insectos, que podían ser confundidos por la arena, pero allí estaban. También podía ver personas; niños, abogados, doctores, madres, abuelas, todas congeladas con la misma expresión de desasosiego. Y algo aún más sorprendente, criaturas míticas; dragones, unicornios, pegasos, hadas, dríadas, gigantes, lobos enormes, y todos los personajes de los que había leído hasta muy noche muchas veces. Era un inmenso collage de vidas mezcladas. Todo esto le recordaba a los guerreros de terracota. Inmóviles, inmortalizados para siempre en su eternidad.

Súbitamente el suave viento que antes considero confortable, empezó a golpearle fuertemente y sin descanso, hiriendo su piel con largas cortadas poco profundas causadas por granos de arena. Se tambaleó e incapaz de mantenerse en pie, cayó al piso. El furioso silbido del viento anunció uno de muchos fenómenos inevitables. Una tormenta de arena.

............................
Y ahora.. ¿les digo un secreto que dejara de ser secreto?...

¡Es mi cumpleaños!
(happy birthday to me!)

Y les tengo un propuesta, tengo curiosidad por saber cuantos años creen que tengo^^ ¿10? ¿20? ¿30? Espero que no 40, no estoy tan vieja aun, (sin ofender a los que tengan mas de 40 :P)

Comeenten^^ aunque no hayan leido la historia, de verdad quiero saber cuantos años creen que tengo.

8 comentarios:

Missbook asg dijo...

jaja, yo entre al blog, y dije, wuau que navideño¡¡ jaj
me gusto mucho , ademas es como dulce navidad jaja,

Clau dijo...

Me ha gustado el diseño navideño!! :P

Y la historia esta genial! un tanto misteriosa y muy interesante, quisiera saber porque ella ve todas esas cosas y como resulto en aquel lugar :D

Y Feliz Cumpleaños! te habia dejado el mensaje en el cbox porque no habia visto tu nueva entrada jaja, soy bien despistada!

Yo te considero aproximadamente de mi misma edad... algo asi como entre 16 y 18 años, me queda muy difícil decir exactamente que edad xD

Espero me digas después! para saber si acerté jaja, ademas espero la otra parte de la historia!

Besos!

Anónimo dijo...

pss a mi me encanta la nueva imagen de tu blog (la vdd la otra no me gustaba xd) pero pss esta estra bien padre :)

y yo creo k kumpliste 14 años...jajaja algo me lo dice...no ce pk....
jajaja y aber si ALFIN termino de leer tu cuento xd
tq y FELICIDADES!! y sorry por mi ortografhy xd ( lo hixe apopocito :P)
(ya sabes kien soy???)

Ely dijo...

Felicidades!!!!!!!!!!!111
esa era la sorpresa apenas paso de rapido pk ayer fue mi posada y andube apurada y hoy todo el dia no pude usar la lap, yo creo que tienes 16 jajajaja no creo que sean mas de 20. Muchisimas felicidades!! un abrazo y un enorme beso!!!! bye

KhrisTinna dijo...

Mariiana!! Vaya, el espírit navideño ha entrado en tus artísticas venas!! jaja me encanta ;)
puess, k decir, k me encanta el relato y k FELICIDADES!!!!!!!!!!!
Wappa, nos vemos ;) ymuxismas felicidades

KhrisTinna dijo...

Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseo yo bloggera, cumpleaños feliz!!
n podía despedirme sin la cancioncilla xD aunk sea un pokito tarde

Mientras Lees dijo...

Felicidades!! :)

Que sean muchos más!

Uhmm, 20 tal vez???

Un besito!

Ely Cervantes dijo...

holaaa :)

(8) con mi burrito sabanero voy camino de beeeleen (8)

aaw *-*
yo amo los villancicos tambien xDD
son geniales, me encanta el nuevo diseño del blog :)

Incluidos villancicos xDD
Ahora, feliz cumpleaños linda :) tu edad... supongo que debemos andar por la misma edad xD entre los 15 y los 20 :)

Haber si le atiné! jaja

ooh y pasaba a invitarte a un concurso :) Haber si te interesa, te dejo el link

http://elycervantes.blogspot.com/2009/12/concurso-navidad-especial.html

e mando un beso

Ely Cervantes








Blog en metamorfosis